Perder peso y no volverlo a recuperar es posible

25.10.2018

Es muy común que las personas nos pongamos a dieta por nuestra cuenta, estamos muy motivados y buscando en internet o hablando con un amigo creemos tener la información para comenzar.

Inicialmente parece funcionar, perdemos peso (aunque sea de forma desequilibrada y poniendo en peligro nuestra salud). Pasados los primeros días nos sentimos cansados y desmotivados y empezamos a comer de todo compulsivamente recuperando el peso perdido y algún kilo más.

Si no queremos que nos pase todo lo anterior, que es tan frecuente, debemos seguir los siguientes consejos:

- Lo primero y más importante póngase en manos de un médico experto en nutrición, que le pondrá un plan adecuado de alimentación que no ponga en peligro su salud y que además le dará la motivación y apoyo psicológico para continuar en todo momento.

- La dieta no debe ser excesivamente hipocalórica, pues aunque pierda peso inicialmente, el hambre antes o después le hará saltársela, empezará a comer compulsivamente y recuperara todo el peso perdido.

- Aunque la dieta inicial reducirá la cantidad a tomar de hidratos de carbono, no los debe suprimir totalmente. Las dietas hiperprotéicas pueden afectar negativamente a su salud si abusa de ellas.

-Para perder grasa (que es lo importante) y no masa muscular, debe perder peso poco a poco a lo largo de un periodo amplio de tiempo, si pierdes rápido perderás también músculo.

- En realidad no deberíamos de hablar de " estar a dieta", lo importante es generar hábitos de alimentación saludables que incorporemos de forma permanente a nuestro estilo de vida.

- Aunque inicialmente podemos tener un plan de alimentación un poco más restrictivo, hemos de ser conscientes que con el tiempo hemos de pasar a una dieta más equilibrada que podamos mantener a largo plazo (esa dieta inicial y ese paso a el plan de alimentación permanente deben ser supervisado por un médico experto en nutrición)

- Si se trata de hábitos de alimentación saludables, debemos consumir solo de forma ocasional todo tipo de alimentos procesados (aunque no prohibirlos totalmente, pues podríamos obsesionarnos con ellos y en momentos de debilidad consumirlos de forma compulsiva) y debemos de consumir frutas y verduras en todas nuestras comidas.

- La alimentación sana no tiene sentido de forma aislada, debemos de incorporarla a un plan global de vida saludable en el que la actividad física (trabajando resistencia y fuerza), el no consumo de alcohol y tabaco, dormir suficientes horas y llevar una vida con nivel bajo de estrés, nos harán llevar una vida sana y plena.