¿Qué es y para qué sirve la Homeopatía?

 
La homeopatía es un método terapeútico prescrito por médicos y complementario a la medicina alopática, basado en administrar pequeñas dosis de sustancias medicamentosas para activar las propias defensas de nuestro organismo, llegando suavemente a la mejoría o curación de diversas enfermedades tanto agudas como crónicas.
Esta terapia se utiliza tanto de forma preventiva como en enfermedades que se repiten con frecuencia y tiene en cuenta el perfil personal de cada paciente y sus reacciones particulares frente a la enfermedad.
El médico homeópata realiza una observación en profundidad de cada paciente, valorando factores físicos, psicológicos y de comportamiento, preferencias y aversiones, estilo de vida, etc.
La homeopatía tiene una manera de curar más acorde con la totalidad del individuo, siendo una terapia no agresiva.
 
Citaremos algunas de las enfermedades por las que se acude con más frecuencia a la consulta del médico homeópata:
- Cefaleas, migrañas.
- Afecciones respiratorias de origen bacteriano, vírico o alérgico: alergias, rinitis, sinusitis...
- Trastornos cardiocirculatorios: hipertensión, varices, hemorroides...
- Trastornos colesterolémicos, hiperglucemia.
- Enfermedades reumáticas, artrosis, lumbalgias, dolores articulares, tendinitis...
- Trastornos ginecológicos: dismenorreas, síndrome premestrual, alteraciones del ciclo menstrual, menopausia, sofocos...
- Cistitis y problemas prostáticos y urológicos.
- Alteraciones dermatológicas: eczemas, urticarias, alergias solares, acné, forúnculos de repetición, herpes simple y zoster, psoriasis, verrugas...
- Problemas oftalmológicos.
- Ansiedad, angustia, estrés, depresión, insomnio...
- Cansancio, anemía, falta de energia, control de peso.