La infancia y la importancia vital de una dieta sana

Una importante revista científica ha publicado recientemente un estudio que demuestra que debemos empezar a cuidar nuestros hábitos de vida cuanto antes (infancia) y que lo que hagamos de niños influirá decisivamente en la salud que tengamos de adultos.
Los hábitos saludables en los niños producirán adultos que vivirán más y mejor.
De una muestra de casi 9000 niños, ninguno aprobaba en todos los indicadores de salud cardiovascular que son:
1.- Dieta Sana
2.- Nivel de colesterol
3.- Indice de Masa Corporal
4.- Tensión arterial
De los 4 parámetros, la dieta sana quedó como el peor evaluado. Por citar algunos datos del estudio, más de la mitad de los niños consumía más bebidas azucaradas de las recomendadas y menos del 10% de los niños consumían la cantidad de frutas, verduras y pescado que deberían, otro dato es que el 90% consumía más sal de la considerada como adecuada.
Según la Fundación Española del Corazón, la clave de la salud está en lo que los niños comen. La dieta influye en la obesidad y ésta en la hipertensión y el colesterol.
La prevención es vital en un país como el nuestro en el que la obesidad infantil ha aumentado mucho en los últimos años.
La educación para una buena alimentación debería estar presente en los colegios y en el hogar.
Para unos padres preocupados por el bienestar y el futuro de sus hijos conseguir una dieta sana en el hogar debería ser un objetivo prioritario.