El peligro de las dietas de moda o "dietas milagro"

 

Cada cierto tiempo (coincidiendo con periodos clave como después de vacaciones o al inicio de año) observamos como en los medios de comunicación (programas de televisión, revistas de moda, etc.) , aparecen dietas nuevas que se caracterizan por garantizarnos una pérdida de peso rápida y sin esfuerzo. Normalmente su nombre contiene el de la persona que las ha inventado ( Dukan, Atkins, ....) o el nombre del producto en que se basan (pomelo, alcachofa, ...).

Estas dietas están enfocadas para obtener beneficio económico por parte de personas ajenas a el mundo de la nutrición y se caracterizan por ser dietas desequilibradas desde el punto de vista nutricional, provocando entre otros efectos:

·         Carencias de elementos esenciales como vitaminas y minerales.

·         Pérdida de peso anormalmente rápida consistente en la eliminación de agua y no de masa grasa.

·         Destrucción de proteínas con pérdida de masa muscular y formación de cuerpos cetónicos que perjudican nuestro organismo.

·         Aparición del efecto yo-yo (rápida recuperación de peso al final de la dieta).

·         Pueden provocar efectos psicológicos negativos asociados a trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia.

·         Estrés metabólico

Estamos totalmente en contra de estas dietas. Una buena dieta debe de tener las siguientes características:

·          Variada : aportando todos los nutrientes necesarios y con todo tipo de alimentos.

·         Equilibrada : teniendo presentes todos los nutrientes en sus correctas proporciones.

·         Personalizada: adaptándose a las características de cada persona (edad, sexo, estado de salud, vida social, preferencias alimentarias, etc.)

·         Poder mantenerse a largo plazo sin hacer peligrar nuestra salud.

Un médico experto en nutrición será el adecuado en diseñar la dieta a cada persona e ir adaptándola a cada momento en función de los cambios producidos en el paciente, de forma que éste no solo no pone en peligro su salud, sino que la mejora durante el proceso de pérdida de peso.

Sobre las causas del efecto rebote (o yo-yo) hablaremos en otro artículo al igual que sobre los “productos milagro” para adelgazar.