Cena y sueño adecuados para facilitar la pérdida de peso

05.04.2016 19:53

Se ha demostrado que simplemente durmiendo una hora más (pasando por ejemplo de 7 a 8 horas diarias), puede aumentarse un poco el consumo calórico diario, experimentos realizados demuestran que no solo facilita la pérdida de peso sino que es mayoritariamente de grasa (y no de masa muscular).

Otro experimento ha demostrado que la melatonina favorece la aparición de grasa parda (tejido adiposo que quema calorías en lugar de acumularlas), esta hormona se segrega de manera natural en nuestro cuerpo en la oscuridad (cuando dormimos por la noche).

La realización de deporte por la tarde o noche (hasta una hora antes de la cena) es positiva para la pérdida de peso, ya que los mecanismos para quemar grasas se mantienen activos durante las horas siguientes a su realización, de esta forma mientras dormimos estará aumentando nuestro consumo de calorías. No conviene hacer ejercicio en las 2 horas antes de dormir pues nuestro cuerpo estaría demasiado activado y nos costaría conciliar el sueño.

Debemos dejar 2 horas desde la cena hasta que nos acostemos, sino la digestión puede dificultarnos el sueño.

En cuanto a la cena, debe tener las siguientes características:

-Durante la noche consumimos poca energía , solo la indispensable para mantener las funciones vitales, por ello debe ser ligera.

- Debe contener fibra y proteínas y pocos hidratos de carbono. La fibra limpiará nuestro organismo, las proteínas reconstruirán nuestros tejidos dañados  y provocaran una reacción de insulina muy baja. Los hidratos de carbono al ser pocos no se transformarán en grasas. Estas condiciones son ideales para que la energía se obtengá por tanto mayoritariamente de la grasa acumulada en nuestro cuerpo.

- Conviene empezar la cena por la fruta, aporta pocas calorías y la glucosa llega rápido a la sangre, ayudando a que se produzca antes en nuestro cerebro la sensación de saciedad y por tanto que comamos menos.

- Reducir al mínimo la sal, si cenamos con mucha sal, retendremos líquidos, orinaremos menos y tendremo sensación de que el cuerpo está hinchado.

Volver