Riesgos de una dieta inadecuada

 
Cuando una dieta no sigue los requisitos anteriormente vistos, podemos poner en riesgo nuestra salud, algunos de los efectos negativos serían:
1.- Originar situaciones de desnutrición o de déficit de micronutrientes (vitaminas, minerales, aminoácidos esensciales...)
2.- Empeorar el riesgo cardiovascular de los pacientes.
3.- Favorecer el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria.
4.- Transmitir conceptos nutricionales erróneos que nos pueden llevar a pensar que estamos actuando correctamente cuando no es asi.
5.- Se fomentará el sentimiento de frustración al ver que no somos capaces de perder peso o lo hacemos de forma que volvemos a recuperarlo rápidamente.
6.- Al no ser posible mantenerla en el tiempo, nos hará antes o después abandonar la idea de que debemos cuidar nuestra alimentación para mejorar nuestra salud.
 
Para evitar estos efectos si decide cuidar su alimentación para mejorar su salud póngase en manos de un médico experto en nutrición que sabrá orientarle y aconsejarle para que su esfuerzo se traduzca en resultados adecuados y permanentes.